FANDOM


La tumba de los Siete Guerreros
Inuyasha- capítulo 245
← Anterior Capítulo 245 Siguiente →
Información
Kanji 七人塚
Romaji Shichininzuka
Traducción Memorial de los Siete
Publicación 18 de marzo de 2002
Volumen Volumen 25 Parte 7
Páginas 18 Viñetas 81

La tumba de los Siete Guerreros (七人塚, Shichininzuka) es el capítulo ducentésimo cuadragésimo quinto del manga InuYasha y el séptimo del Volumen 25.

ArgumentoEditar

Kagome se disculpa con Inuyasha por haber perdido los fragmentos, pero Inuyasha le dice que no importa, ya que los recuperarían y le da a beber un líquido rojo, el que también de a Miroku y Sango. Kagome duda porque el líquido parecía sangre, pero Myoga le dice que lo beba, ya que es una medicina especial que él preparó para que los amigos de Inuyasha recuperaran su sangre. Miroku dice que deben beberlo, ya que están débiles y en ese estado sólo serán una carga para Inuyasha. Shippo y Kirara llegan con unas serpientes, a la que Myoga chupa su sangre y rellena más botellas. Sango, Kagome y Miroku escupen un poco de la sangre con asco al entrarse de su verdadero origen. Koga llega hasta ese lugar preocupado por Kagome y aliviándose al ver que está bien. Koga le cuenta al grupo de Inuyasha que luchó contra un sujeto con una espada semejante a una serpiente y que ese sujeto le dijo que Kagome había muerto, por lo que Kagome entiende la preocupación. Inuyasha separa las manos de Kagome y Koga y Koga se enfada con Inuyasha, ya que Kagome no estaba muy bien cuidada, debido a que sus manos estaban frías y sus mejillas no estaban tan rosadas como lo estaban de costumbre. Miroku pregunta a Koga si ha tenido pistas de Naraku o de Los Siete Guerreros. Koga pregunta si se refieren a muertos vivientes con olor a tierra y cadáveres como Jakotsu.

Kikyo estaba junto a un grupo de aldeanos en la Tumba de los Siete Guerreros, ya que los aldeanos habían pedido a la sacerdotisa exorcizar el lugar que se había partido en dos y cuyos restos en su interior habían desaparecido. Kikyo accede a purificarlo y ols aldeanos quedan muy agradecidos, sin embargo Kikyo se da cuenta de que la tumba ya no guarda ninguna energía maligna gracias al poder de purificación del Monte de las Ánimas. Kikyo siente la presencia de un fragmento de la perla de Shikon y ve un Orfanato en el que un amable doctor tiene un fragmento en su cuello. Kikyo se acerca a ese lugar y es recibida por Chiyo quien le dice que aquella persona es Suikotsu, el doctor que cuida de los Niños del Orfanato. Kikyo se presenta ente el médico y queda sorprendida ente la pureza del resplandor que tiene el hombre, ya que cualquier humano o demonio que toca la perla es poseído por su maldad, sin embargo él mantiene su fragmento puro.

El grupo de Inuyasha descansa mientras Inuyasha vigila. Miroku le dice a Inuyasha que también puede descansar, ya que podría quedarse a cargo y que los Siete Guerreros no atacarían pronto, ya que Koga había acabado con Kyokotsu, Sesshomaru con Mukotsu] y Ginkotsu había sido destruido por Inuyasha, por lo que debían haber recibido un duro golpe y estaban pensando en escapar, pero Inuyasha dice que ese es el momento para atacarlos antes de que los guerreros los ataquen a ellos, y que había muchas pistas como su olor a cadáveres y tierra y la presencia de los fragmentos.

De noche en el orfanato, Suikotsu explicaba a Kikyo que él cuidaba a los huérfanos, mientras Kikyo pensaba que debía vigilar a ese hombre.

AparicionesEditar

PersonajesEditar

ObjetosEditar

LugaresEditar

Correspondencia con el AnimeEditar

Este episodio corresponde a la parte final del episodio 107 y parte inicial del episodio 108.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar