FANDOM


La Isla Hijiri
Inuyasha- capítulo 255.jpg
← Anterior Capítulo 255 Siguiente →
Información
Kanji 聖島
Romaji Hijirijima
Traducción La Isla sagrada
Publicación 18 de junio de 2002
Volumen Volumen 26 Parte 7
Páginas 19 Viñetas 82

La Isla Hijiri (聖島, Hijirijima) es el capítulo ducentésimo quincuagésimo quinto del manga InuYasha y el séptimo del Volumen 26.

ArgumentoEditar

En el los alrededores del Monte de las Ánimas, Inuyasha buscaba el olor de agua y flores de esa marioneta acompañado por Miroku, Kagome y Shippo, pero no consigue encontrar un olor completamente igual. Mientras tanto Sango y Kirara sobrevolaban el Monte de las Ánimas. Sango y Kirara se reúnen con el resto del grupo y Sango le cuenta a sus amigos que la barrera se hizo más fuerte, por lo que Inuyasha deduce que con más razón Naraku no puede estar cerca de ese lugar.

Un niño pedía un bote a un grupo de pescadores para ir a la Isla Hijiri, pero los pescadores se niegan a prestárselo o a ir con él ya que si pisan la Isla sagrada serán maldecidos, sin embargo el niño insiste en que le presten el bote para ir solo. El grupo de Inuyasha llega a ese lugar y le piden al niño que les hable más sobre esa tierra. El niño, llamado Shintaro le cuenta a Inuyasha que la Isla Hijiri es un territorio sagrado en el que no cualquier persona puede entrar, sólo pueden pisar el territorio sagrado los varones de la familia del jefe de la aldea y Shintaro es uno de ellos para cuidar al Santo Hakushin, un gran sacerdote que alrededor de cien años atrás se momificó, convirtiéndose en un buda en el interior del templo. Inuyasha se confunde al oír ese término desconocido y Miroku explica que ha oído hablar de los "Shokushinbutsu", que son sacerdotes de alto rango que en vida se abstienen de agua o comida y esperan pacíficamente su muerte por inanición para expiar las culpas de otras personas, entrando al nirvana y momificándose. Inuyasha entiende esto como que son "sacerdotes-pasas", por lo que Miroku le dice que será maldecido. Kagome le recuerda a Shintaro haber dicho que su padre no había vuelto de su última visita a la isla, por lo que SHintaro algo deprimido responde que eso sucedió alrededor de quince días atrás por lo que quiere investigar por su cuenta, pero no lo dejan. Las hermanas de Shintaro expresan su preocupación por su padre y la gente de la aldea que cree que será maldita. Kagome le pregunta a Inuyasha si pueden acompañarlo e Inuyasha dice que sí deben ir, ya que hay algo raro en esas tierras sagradas. Shintaro dice que él navegará, ya que la neblina alrededor de la Isla Hijiri es impredecible. Las hermanas de Shintaro le encargan al grupo de Inuyasha cuidar de su pequeño hermano y Miroku le pide a una de las hermanas tener un hijo con él. Sango lo golpea con su Hiraikotsu y las hermanas de Shintaro comienzan a desconfiar de dejar a Shinatro.

Cuando navegaban en un bote hacia la isla Hijiri, Shintaro comentaba que durante su vida el Santo Hakushin fue muy bueno, con un gran poder espiritual y que salvó a mucha gente de los alrededores. Shintaro les explica que en la base del monte de las ánimas hay un lugar de purificación donde el santo Hakushin abrió un templo, un lugar para rezar donde todos los pecados o energías malignas se purifican. Kagome se pregunta quién podrá crear ese campo alrededor del monte y mantenerlo. Sango asegura que pueden estar seguros que no es Naraku quien creó la barrera, ya que sus poderes son completamente opuestos, pero a Kagome le queda la duda, ya que si es un ser sagrado quien puso esa barrera con qué propósito lo haría. Shintaro advierte que deben tener cuidado, ya que alrededor de la isla hay rocas, Inuyasha le reprocha por qué no lo dijo antes y el bote choca con una de esas rocas y comienza a hundirse. Inuyasha rescata a Kagome y Shintaro y Kirara a Sango, Miroku y Shippo. Al pisar la isla Inuyasha se siente rechazado por una barrera y ven un extenso campo de pétalos e Inuyasha logra percibir el olor de las flores, las mismas que había en la marioneta. Shintaro asombrado dice que no solían haber flores en ese lugar y Shippo y Kirara comienzan a sentirse débiles y mareados. Inuyasha comienza a pensar lo sospechoso que fue que la marioneta sólo dejara escapar a los guerreros y más aún que haya dejado un olor como pista que proviene de un territorio sagrado. Entre la neblina de la isla aparece el templo del santo Hakushin, aunque aparece destruido . Shintaro se acerca al templo corriendo y tropieza con un cadáver que llevaba las ropas de su padre. Miroku e Inuyasha deducen que fue atacado por algunos demonios, ya que sólo quedaban sus huesos en a penas quince días. Kagome e Inuyasha piensan con qué propósito los demonios de Naraku hicieron eso y Kagome siente la presencia de los fragmentos. Una voz dice desde el interior del templo por qué lo hicieron esperar tanto en el interior de ese desagradable lugar. Bankotsu sale del templo diciendo que incluso para un humano como él es sofocante, así que debía ser peor para un Híbrido como Inuyasha. El grupo de Inuyasha queda sorprendido al ver que todo era una trampa.

AparicionesEditar

PersonajesEditar

ObjetosEditar

LugaresEditar

Correspondencia con el AnimeEditar

Este episodio corresponde en su totalidad a la parte inicial del episodio 112.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar