FANDOM


Un pequeño demonio
Inuyasha - capítulo 35.png
← Anterior Capítulo 35 Siguiente →
Información
Kanji 小さな悪霊
Romaji Chiisana Akuryō
Traducción Un pequeño demonio
Publicación 10 de diciembre de 1997
Volumen Volumen 4 Parte 7
Páginas 18 Viñetas 82

Un pequeño demonio (小さな悪霊, Chiisana Akuryō) es el trigésimo quinto capítulo del manga InuYasha y el séptimo capítulo del Volumen 4.

ArgumentoEditar

En la época moderna, Hojo buscaba a Kagome para entregarle un regalo, pero el Abuelo le dice que está en cama muy enferma y con una fuerte neuralgia. Hojo le pasa al abuelo un guatero y el abuelo se disculpa por los problemas que Hojo ha pasado. Kagome vuelve a través del Pozo pasada una semana de la última vez que se había ido esperando encontrarse con un limpio baño. Hojo siente el ruido que Kagome hace en el pozo y se acerca, descubriéndola saliendo del pozo, Kagome se preocupa al ser vista, ya que esto es un secreto que sólo conoce su familia. Hojo se alegra al ver a Kagome recuperada de su supuesta neuralgia.

Kagome y sus amigas Eri y Yuka caminan de vuelta del colegio y Kagome dice que debe tomar lecciones extra de matemáticas por consejo de su profesor. Yuka pregunta a Kagome si intentará quedar en la misma preparatoria que Hojo y Eri pregunta si han salido a escondidas. Kagome se molesta y les explica que no tiene tiempo para salir con chicos y sus amigas le responden que eso no es razón para enorgullecerse. Kagome piensa con ésto que primero debe pasar la escuela. Kagome piensa también que cuando trata de explicarle a Inuyasha algo relacionado con sus exámenes o la escuela, él simplemente no entiende le será casi imposible explicar que debe quedarse más tiempo en su época a Inuyasha. Unos niños jugaban junto a sus madres en la plaza y Kagome observa bajo uno de los jugos una silueta que porta fuegos artificiales también. La silueta lanza los fuegos artificiales y lastima a las personas que estaban ahí. Eri y Yuka quedan perplejas mientras las madres buscan desesperadamente agua para aliviar las quemaduras de sus hijos. Una niña sale corriendo y riéndose tras haber cometido esta fechoría. Kagome comienza a seguir a la niña y tras comentarle lo imprudente que fue su actitud, la niña se sorprende que Kagome pueda verla, Kagome se sorprende por la vestimenta invernal de la niña a pesar de estar en verano y le pide que se vaya a disculpar, pero ella la aleja diciéndole que se preocupe de sus propios asuntos y lanza una ráfaga de fuego en la que desaparece. Las amigas de Kagome se preocupan por ella, ya que no ven con quién está hablando. Kagome se queda pensando en este encuentro con la extraña niña, pensando si es un Yokai. Myoga estaba en el interior de un profundo bosque reparando la funda de Colmillo de Acero e Inuyasha llega para apresurarle, Myoga le aconseja que se aleje si no quiere ser picado hasta morir por las Abejas de Acero que reparan la funda de su espada con su miel. Shippo transformado muerde la cabeza de Inuyasha y le dice que no volverá a su forma normal hasta que Kagome regrese, Inuyasha se enfada y golpea en la cabeza a Shippo y este expresa su aburrimiento diciendo que sólo se unió al viaje por Kagome, pero ella no estaba y no quería seguir el viaje sólo con él, Inuyasha responde que piensa lo mismo y Myoga dice que no tiene que ver en este asunto. A lo lejos Inuyasha divisa unas luces y al mirar con mayor detenimiento se ve Tatarimokke junto a los espíritus de unos niños. Shippo se asusta al ver que son demonios e Inuyasha le recuerda que también es un demonio. Myoga lo describe como Tatarimokke, un demonio producido por el alma de los niños muertos que juega con ellos hasta guiarlos al descanso eterno, así que no debían preocuparse, ya que es un demonio inofensivo.

Kagome mientras estudiaba aún pensaba en la extraña niña y su madre le pide que acompañe a su hermano Sota al Hospital, aunque ella no quiere y dice que no hay que tratar a Sota como un niño, no obstante termina acompañándolo refunfuñando por no poder estudiar en paz. Sota le pregunta a su hermana si existen los fantasmas y ella se preocupa por la pregunta que le hace.

Al llegar al hospital, Sota pregunta cómo ha estado su amigo Satoru a la madre de éste. La madre de Satoru dice que su hijo ha estado seis meses en coma y que sólo Sota sigue visitándolo. Kagome observa las quemaduras de las manos de la señora y ella explica que fueron hechas durante el incendio de hace seis meses y que su hijo se encontraba ahí. El catéter de Satoru se suelta bruscamente y es enviado lejos ante la sorpresa de su madre y su amigo y Kagome puede ver que es la misma niña del parque quien había tomado el catéter. Kagome se propone capturar a esa niña para que no haga más daño a los demás. La niña sobre la azotea de un edificio se lamenta por no haber conseguido que Satoru muriera como ella lo estaba ahora.

AparicionesEditar

PersonajesEditar

ObjetosEditar

LugaresEditar

Correspondencia con el AnimeEditar

Este episodio corresponde totalmente a la parte inicial del episodio 12.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar