FANDOM


Mano Maldita
Inuyasha -capítulo 54
← Anterior Capítulo 54 Siguiente →
Información
Kanji 呪われた手
Romaji Norowareta Te
Traducción Mano Maldita
Publicación 18 de mayo de 1998
Volumen Volumen 6 Parte 6
Páginas 18 Viñetas 83

Mano Maldita (呪われた手, Norowareta Te) es el quincuagésimo cuarto capítulo del manga InuYasha y el sexto capítulo del Volumen 6.

ArgumentoEditar

Inuyasha pregunta a Kagome por qué se abalanzó contra Miroku, a lo que ella responde que no le parece que Miroku sea una mala persona, ya que no había usado su mano antes a pesar de que podría haberlos matado fácilmente. Mientras Kagome continúa explicando las razones a Inuyasha, Miroku despierta y acaricia su trasero, por lo que Kagome se retracta y le pide al enfadado Inuyasha que lo mate en seguida.

Miroku explica que la razón por la que reúne los fragmentos de la Perla de Shikon es para buscar y destruir a un Yokai en particular, éste es conocido como Naraku y asegura que el Agujero Negro de su mano derecha es producto de una maldición de Naraku. Kagome pregunta qué tipo de Yokai es Naraku, Miroku se sorprende de que no lo conozcan y explica que es uno de los más malos con una poderosa energía maligna y que consume gente. Miroku explica que su abuelo cuando era joven peleó contra Naraku hace cincuenta años y con el transcurso de los años hubo varias peleas entre ellos, Miroku les cuenta que Naraku a menudo toma la apariencia de un humano distinto y que en la última batalla Naraku apareció en el cuerpo de una bella joven y que a pesar de todo el poder espiritual que había reunido su abuelo, se dejó engañar por la apariencia, intentó tocar a la mujer y resultó maldito por Naraku. Naraku antes de escapar dijo al abuelo de Miroku "He puesto el Agujero Negro en tu mano, algún día éste te devorará, incluso si tienes hijos... a menos que me mates esa maldición pasará de generación en generación y un día erradicará a tu familia". Miroku asegura que el Agujero Negro crece mucho año tras año y que con eso su poder también aumenta, así que a menos que Naraku desaparezca en algunos años el morirá tragado por la maldición. Kagome preocupada pregunta si eso es significado de que morirá, a lo que Miroku decepcionado responde que eso sucederá si es su destino, pero que no dejaría descansar a Naraku. Miroku explica que la perla debió haber sido eliminada hace cincuenta años, pero con su reaparición Naraku de segura la estaría reuniendo para incrementar su poder, considerando que hace cincuenta años Naraku quería apoderarse de la perla matando a la sacerdotisa que la cuidaba. Inuyasha se sorprende al oír esto, ya que al fin descubre quién fue la persona que robó su apariencia y asesinó a Kikyo, Inuyasha le pregunta a Miroku si es verdad eso de que puede tomar cualquier apariencia, ya que así podría encontrar a quien tomó su apariencia para lastimar a Kikyo, probablemente tomo la apariencia de Kikyo para engañarlo y así envolverlos en una trampa en la que se terminaron odiando y atacando el uno al otro y este tipo sigue vivo y buscando los fragmentos. Inuyasha jura encontrar a Naraku y pedirle explicaciones de lo sucedido para luego derrotarlo. Kagome propone a Miroku viajar y recolectar juntos los fragmentos, considerando que en algún momento se iban a encontrar con Naraku y que Inuyasha no tiene intención de apoderarse de la Perla. Miroku rechaza la proposición de Kagome, argumentando que no le gusta involucrarse con otras personas. Kagome le responde que si no derrota pronto a Naraku su muerte será inminente y Miroku se acerca a Kagome agradecido de su preocupación y le pregunta si quiere tener un hijo suyo, Kagome algo molesta le pregunta por qué debería y Miroku dice que si no logra conseguir derrotar a Naraku antes de morir lo mejor sería dejar descendencia. Inuyasha se interpone enojado y trata a Miroku de pervertido y lo amenaza para que no vuelva a hacer ese tipo de proposiciones a Kagome. Miroku pide disculpas y dice que pensó que Kagome era sólo su compañera de viaje y que no creía que Inuyasha estuviese enamorado de ella. Inuyasha se enfada aún más y asegura que sólo la está utilizando como un detector de fragmentos. Kagome asegura que está bien que diga eso ya que Inuyasha ya tiene alguien por quien preocuparse y que Miroku la trata mucho mejor, Inuyasha se indigna porque Kagome lo está cambiando y Miroku le aconseja a Inuyasha que trate mejor a las mujeres, mientras Shippo observa desde un árbol preguntándose si tienen una discusión seria.

Un ejército atraviesa un campo, pero se encuentran con una extraña nube en el cielo. Una gran cantidad de ogros y Yokai de otro tipo los atacan y aniquilan. El grupo de Inuyasha se encuentra con los cadáveres del ejército, asumiendo que fue obra del ataque de un Yokai y Miroku reza por sus almas. Miroku asegura que no fue un trabajo hecho por un Yokia de bajo nivel, que éste debía poseer un fragmento. Inuyasha siente un particular olor de sangre mezclada con tinta y le dice a Miroku que no piensa compartir los fragmentos con él, en pocas palabras el primero que lo encuentra es quien se lo queda.

AparicionesEditar

PersonajesEditar

ObjetosEditar

Correspondencia con el AnimeEditar

Este capítulo corresponde totalmente a la parte final del episodio 16 y a las primeras escenas del episodio 17.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar